FECOR

+34 91 451 80 89

1 de cada 4 pymes implantaría la semana laboral de 4 días

  • El principal motivo para su implementación es la retención de talento
  • El 54,8% de las pymes desconoce la existencia de las ayudas del Gobierno para llevar a cabo esta medida
  • Otros beneficios a los que recurren las pymes para mantener su atractivo en el mercado laboral son la flexibilidad horaria (76,6%), el teletrabajo (30,9%), los planes de formación (23,1%) o los seguros de salud (14,1%)

Madrid, 29 de agosto de 2023 La retención de talento es uno de los principales retos que afrontan las empresas españolas actualmente. La gran competitividad del mercado laboral y las altas expectativas de trabajadores y candidatos han puesto más difícil a las compañías la tarea de mantener equipos estables y crear unas condiciones atractivas. En este contexto, entre las medidas que las empresas están tomando destaca la implantación de la semana laboral de 4 días que, en el caso de las pymes, es una opción que ya barajan el 25,4% de ellas, según los datos de 2023 del Informe de Pymes y Autónomos elaborado por Hiscox, compañía aseguradora internacional que ofrece soluciones especializadas para empresas y profesionales, con el fin de analizar la situación y perspectivas de los pymes y autónomos de nuestro país.

Para favorecer este tipo de medidas, el pasado mes de abril, el Gobierno de España puso en marcha un programa de ayudas destinadas a pymes que, como parte de un proyecto piloto, tenían como objetivo el “ensayo” de esta nueva jornada laboral. Este programa consistía en la puesta a disposición de las empresas subvenciones de hasta 200.000€ para que estas pudieran reducir el horario de trabajo sin recortar el sueldo de sus trabajadores. Sin embargo, solo 41 empresas presentaron su solicitud, según datos publicados por el Ministerio de Industria. Y es que, de acuerdo con el informe de Hiscox, más de la mitad de las pymes españolas, el 54,8%, no habían oído hablar de dichas ayudas.

De entre aquellas que sí tienen conocimiento de esta ayuda (44,4%), casi la mitad de ellas (45,2%) no las considera nada interesantes, por lo que no tienen pensado solicitarla. De hecho, el 60,5% confirma que no lo hará. Sin embargo, de entre quienes sí la consideran interesante (un escaso 8,5%), la amplia mayoría la solicitará, un 80,5%.

Un nuevo reto para las pymes

El modelo de la semana laboral de 4 días supone un gran desafío para las compañías que deseen implementarlo, ya que implica desde una reorganización del trabajo hasta un aumento de los costes, así como posibles conflictos por el agravio comparativo, ya que no todos los puestos dentro de una misma compañía podrían reducir su trabajo semanal a 4 días (personal de tiendas, atención al cliente, etc. frente al personal de oficinas).

En el caso de las pymes, con menos personal y menor presupuesto que las grandes corporaciones, este reto es aún mayor, por lo que muchas de ellas, el 66,3%, están recurriendo a otros beneficios para atraer y retener el talento. De ellas, el beneficio líder por excelencia es la flexibilidad horaria, que es ofrecida por el 76,6% de las pequeñas y medianas empresas. En segundo lugar se encuentra el teletrabajo, ofrecido por el 30,9% de ellas, mientras que este porcentaje aumenta hasta el 52% entre las compañías de más de 2 millones de facturación. Según el Informe de Hiscox, cierran el ranking los planes de formación (23,1%) y los seguros de salud (14,1%).

Menos niveles de estrés y más productividad

Con el fin de perseguir un modelo laboral que vaya en línea con el respeto de la vida fuera del trabajo y conseguir unas rutinas más sostenibles, desde diferentes ámbitos políticos y sociales se ha promovido la semana laboral de 4 días a través de diferentes programas piloto en empresas, destacando los beneficios que tiene para los trabajadores y sus compañías. Entre ellos, se señalan la reducción del nivel de estrés e incremento de la productividad, la mejora de la conciliación familiar y personal, la reducción de las emisiones de CO2 y la contaminación en zonas de alta concentración poblacional, gracias a la reducción del tráfico, e, incluso, un aumento medio en sus ingresos.

“El contexto actual, marcado por la crisis climática y la reordenación de las prioridades de los trabajadores, necesita de un nuevo modelo productivo y empresas que conciban el bienestar de los trabajadores como parte de su propósito. La semana laboral de 4 días responde a este desafío, pero a la vez plantea nuevos retos para las pymes de nuestro país, a las que queremos seguir acompañando y respondiendo a sus necesidades de protección a medida que éstas cambian” declara Miguel Ángel Aguilar, director de Distribución y Ventas de Hiscox España.