¿Cómo se calcula la indemnización en un accidente de tráfico?


Gracias al renovado Baremo, en vigor desde 2016, el legislador lo tiene más fácil a la hora de establecer una indemnización por accidente de tráfico. En el caso del sector asegurador, la misma puede conocerse mediante una aplicación específica y de sencillo manejo desarrollada por Unespa y Tirea.

Indemnización por accidente de Tráfico

Si bien es cierto que el número de víctimas de accidentes de tráfico se ha reducido considerablemente en España desde 1989, ejercicio en el que se contabilizaron 5.940 fallecidos en la red viaria de nuestro país, aún continúan siendo muchas las personas que pierden la vida o tienen secuelas tras un siniestro.

En el caso de las vías interurbanas, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en 2017 se produjeron 1.067 accidentes mortales en los que se registraron 1.200 fallecidos y 4.837 heridos que tuvieron que ser hospitalizados. Pero si se realiza un análisis con una perspectiva más global en el que también se consideren las víctimas de los siniestros acaecidos en otras vías y las diferentes lesiones sufridas, el resultado, lógicamente, es un panorama de suma complejidad en el que el sector asegurador juega un destacadísimo papel.

Así, según recuerdan desde Estamos Seguros, una iniciativa de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (Unespa) destinada a hacer más sencillo el lenguaje del seguro, anualmente cerca de 350.000 personas se ven afectadas por un accidente de tráfico. En cuanto al tipo de víctimas, en primer lugar, obviamente, han de tenerse en cuenta a los fallecidos y, seguidamente, a las personas más allegadas que sufrirán su pérdida, desde cónyuges hasta hijos pasando por abuelos, padres, nietos, hermanos…

En un número mayor se encontrarían los afectados por secuelas como traumatismos en la columna, algias postraumáticas o perjuicios estéticos. Y finalmente, el grueso de las víctimas de accidentes de tráfico correspondería a lesionados temporales que se ven obligados a cesar su actividad durante semanas o meses como consecuencia de un siniestro de circulación.

Pues bien: gracias a la “Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor”, recuerdan desde Estamos Seguros, todas las víctimas de accidentes de tráfico son compensadas económicamente. Nadie se queda fuera. De ahí la importancia de suscribir la póliza obligatoria. Y es que, tal y como recordamos en el post “Seguro de coche: ¿por qué contratarlo?”:

Habitualmente solemos pensar que la Seguridad Social nos va a cubrir todos los percances que nos sucedan en la vida, incluidos los accidentes de tráfico. Y ante un supuesto así, no nos negará la asistencia sanitaria. Pero, una vez prestada, alguien tendrá que pagarla…

Por ello es tan importante contar con el seguro obligatorio y, además, incluir la cobertura de accidentes del conductor entre sus garantías. Siendo así, dormiremos más tranquilos sabiendo que, ante un accidente de tráfico, nuestra compañía aseguradora se encargará de satisfacer el importe de la factura emitida por el centro sanitario.

Un Baremo más efectivo y justo

Llegados a este punto, queda clara, pues, la contribución del seguro para indemnizar a las personas que tienen una relación estrecha con un fallecido en un accidente de tráfico, así como a los heridos con secuelas físicas o con incapacidades temporales. Pero, ¿cómo se calculan las indemnizaciones? ¿Qué tipo de escala se utiliza para evaluar los daños derivados de un siniestro? ¿Cuáles son las tablas que maneja el legislador para establecer la cuantía económica que ha de percibir una víctima de un accidente de tráfico?

En España, en 1995 entró en vigor el “Sistema de valoración de daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación”, objeto de actualización 20 años después y aplicable, en su nueva redacción como “Ley 35/2015”, desde 2016. El conocido popularmente como Baremo fue reformado, según reza su último texto, “para que cumpla su función de una forma efectiva, buscando un justo resarcimiento de los perjuicios sufridos por las víctimas y sus familias como consecuencia de un siniestro de tráfico”.

Tras su reforma, el Baremo forma parte de la citada “Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor”. Concretamente, encabeza el Título IV de la norma y se articula en torno a dos capítulos:

Criterios generales para la determinación del daño corporal.

Reglas para la valoración del daño corporal.

A continuación, las tablas 1, 2 y 3 facilitan establecer las indemnizaciones. En el caso de las relativas a los fallecidos en accidentes de tráfico, se consideran los siguientes supuestos, valorándose factores como la edad o, en el caso de los cónyuges, la duración del matrimonio:

El lucro cesante del cónyuge (sin y con discapacidad).
El lucro cesante del hijo (sin y con discapacidad).
El lucro cesante del progenitor.
El lucro cesante del hermano (sin y con discapacidad).
El lucro cesante del abuelo.
El lucro cesante del nieto (sin y con discapacidad).
El lucro cesante del allegado (sin y con discapacidad).

Asimismo, el anexo realiza una clasificación y valoración de las secuelas (desde las relativas al sistema nervioso hasta las relacionadas con los perjuicios estéticos) y detalla sus indemnizaciones, así como las cuantías destinadas a terceras personas o:

Por lucro cesante por incapacidad para realizar cualquier trabajo o actividad profesional (absoluta o total).
Por lucro cesante por incapacidad que dé origen a una disminución parcial de ingresos en el ejercicio de un trabajo o una actividad habitual (parcial).
Por lucro cesante por incapacidad absoluta o total de lesionados pendientes de acceder al mercado laboral.

Y por último, las tablas del Baremo prestan atención a las indemnizaciones por lesiones temporales, estableciendo para ello tres tipos de resarcimiento:
Perjuicio personal básico (indemnización por día).

Perjuicio personal particular (por pérdida temporal de calidad de vida o por cada intervención quirúrgica).
Perjuicio patrimonial (gastos de asistencia sanitaria, gastos diversos resarcibles y lucro cesante).

Cabe recordar que las cuantías económicas del Baremo son actualizadas anualmente. En el caso de 2018, la Resolución de 31 de enero de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) establece una revaloración de las indemnizaciones del 0,25 por ciento.


Aplicación Baremo para profesionales del sector asegurador

En definitiva, tal y como comentábamos anteriormente, todas las víctimas de accidentes de tráfico son compensadas económicamente a tenor de los daños o perjuicios físicos, morales, personales y patrimoniales. Nadie se queda fuera. Y ello es así gracias a un completo y renovado Baremo que, según recuerdan desde Unespa, “mejora el sistema indemnizatorio de los daños y perjuicios padecidos en un accidente de tráfico para situar a la víctima en una posición lo más parecida posible a la que tendría de no haberse producido el accidente”.

Al respecto, el actualizado Baremo contempla la identificación de nuevos perjudicados y conceptos resarcitorios, el incremento de la cuantía de las indemnizaciones –de manera especial, para los casos de fallecimiento y grandes lesionados–, la configuración de los perjudicados en cinco categorías autónomas (cónyuge viudo, ascendientes, descendientes, hermanos y allegados), etc.

De cara a los profesionales del sector asegurador, Unespa, en colaboración con Tecnologías de la Información y Redes para las Entidades Aseguradoras (Tirea), ha desarrollado la aplicación Baremo, que facilita calcular las indemnizaciones correspondientes a las víctimas de tráfico bajo el sistema de valoración del daño personal por accidentes de circulación que fija la “Ley 35/2015”.

Sin duda, se trata de una práctica herramienta que brinda un sistema objetivo y universal y que destaca por su facilidad de uso, permitiendo acceder de forma sencilla a la calculadora para valorar los daños de un nuevo perjudicado o víctima, consultar y editar valoraciones y acceder a las diferentes tablas indemnizatorias.

FUENTE: https://corredoresymediadores.xenasegur.es/noticias-seguros/como-se-calcula-la-indemnizacion-en-un-accidente-de-trafico/

 


Compartir este artículo





0 Comentarios


No hay comentarios para este artículo

Publicar comentario

Últimas noticias

Sobre nosotros

FECOR es la "FEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES PROFESIONALES DE CORREDORES Y CORREDURÍAS DE SEGUROS DE ESPAÑA".

©2018 FECOR | Todos los derechos reservados
Desarrollado por Solvento con Relevant CMS