Los golpes de chapa, en su cota más alta.


Golpes de chapa: los viernes y los lunes, los días más conflictivos.

Los expertos coinciden en que, poco a poco, España va saliendo de la crisis. El empleo repunta, el consumo crece y, en un escenario de confianza, también hay más vehículos circulando por las calles. Y eso se traduce, según datos recabados por TIREA y divulgados por Estamos Seguros, en un mayor número de accidentes leves de tráfico que derivan en los conocidos como golpes de chapa –incidentes de circulación sin heridos–. En concreto, en 2017 se produjeron 1,9 millones de accidentes leves en España, cifra que supone un incremento interanual del 3,14% y el dato más elevado desde 2010.

Por comunidades o ciudades autónomas, las zonas de España en las que más aumentaron las colisiones fueron Islas Baleares (5,62%), Ceuta (5,45%), Comunidad de Madrid (4,77%) y Comunidad Valenciana (4,71%), mientras que en el polo opuesto cabe destacar los descensos registrados en Melilla (–5,87%), Galicia (–0,86%), Extremadura (–0,29%) y Castilla y León (–0,16%).

En cuanto al número de accidentes leves por meses, agosto fue el más tranquilo del año (138.137 colisiones), algo lógico si se tiene en cuenta que en los periodos vacacionales el tráfico suele ser menos denso en algunos núcleos urbanos. Por el contrario, el mes de junio, antesala de las vacaciones de verano, fue el más problemático de 2017 al alcanzar 176.619 choques entre vehículos. De media, en España se produjeron 159.224 accidentes leves de tráfico al mes el año pasado, cifra que rebasa el promedio histórico de las últimas dos décadas.

Y por lo que respecta a los días de la semana, los datos aportados por TIREA y Estamos Seguros ponen de manifiesto que el viernes fue el día en el que se registraron más golpes de chapa en las ciudades con una media de 6.279 siniestros, situándose a continuación el lunes con 6.132 accidentes leves. Cifras muy elevadas si se comparan con el domingo, un día mucho más tranquilo al presentar una media de 2.844 colisiones.

Un tercio de la facturación de los talleres

¿Ese incremento de golpes de chapa se ha notado en los servicios de posventa y en los talleres especializados? Del total de reparaciones que se realizan en España, ¿qué porcentaje representan las de chapa y pintura en la facturación de los centros que las llevan a cabo? ¿Cuáles son las más habituales? Y ya puestos, ¿qué papel juega el seguro en dicho proceso?.

Para dar respuesta a estas cuestiones, en el blog de Xenasegur hemos recabado la opinión de José Luis Gata, responsable de Mercado de Posventa de Solera España, compañía experta en soluciones de negocio de alto contenido tecnológico para el sector asegurador y de automoción.
Sobre el argumento inicial del presente post, este experto coincide en que nos encontramos en un proceso de recuperación económica que se hace notar en los servicios de posventa y en los talleres especializados. Así, asegura que:

“Los talleres cerraron 2017 con un aumento de los ingresos del 2,8%. Y es que las mejoras económicas y del empleo empiezan a sentirse en los hogares españoles, incluso en los de rentas más bajas, que son los que, en muchos casos, poseen vehículos con más años. Con los ciudadanos teniendo más confianza y dinero en el bolsillo, los coches están menos tiempo parados y recorren más kilómetros, algo bueno para el taller, ya que un automóvil aparcado deja de ser un potencial cliente”.

De manera más detallada, José Luis Gata esclarece el porcentaje de facturación que representan las reparaciones de chapa y pintura y cuáles son las más frecuentes:

“Las reparaciones de chapa y pintura representan en torno al 33,5% por ciento de la facturación anual de los talleres que las llevan a cabo. De ellas, más de la mitad tiene un coste inferior a 600 euros. Y prácticamente una de cada cuatro piezas de carrocería sustituidas son faros delanteros y cubiertas de paragolpes debido a siniestros por alcance”.

“Si hablamos de horas de reparación efectiva, la media son 10 horas de trabajo. No obstante, conviene tener en cuenta que en una reparación de chapa y pintura se dan muchos pasos, desde el pedido y la recepción del recambio hasta el repintado. Y también que en un taller hay más coches esperando a ser reparados, por lo que la estancia en él suele ser de entre ocho y 10 días desde que el cliente deja su vehículo hasta que lo recoge”.

Finalmente, le preguntamos al responsable de Mercado de Posventa de Solera España por el papel que juega el seguro a la hora de subsanar los golpes de chapa. Según José Luis Gata:

“Las aseguradoras cubren el 85% de las reparaciones de carrocería. Aquí prima el sentido común: lo habitual es que el seguro sea a todo riesgo –con cobertura de daños propios– siempre y cuando la póliza no sea más cara que el coche. Eso significa que hasta los seis o siete años de antigüedad el propietario suele suscribir un seguro a todo riesgo, pero, una vez pasado ese tiempo, opta por contratar un seguro a terceros”.

Seguro de coche con cobertura de daños propios

Efectivamente, como comenta José Luis Gata al blog de Xenasegur, es aconsejable contratar un seguro con cobertura de daños propios, sobre todo si el automóvil del tomador tiene pocos años y luce impecable. A grandes rasgos, esta garantía cubre:

Los daños que pueda sufrir un vehículo en un accidente de tráfico siendo responsable del mismo el tomador del seguro.

Los daños ocasionados en el vehículo asegurado por el tomador del seguro (golpes contra un bolardo, la columna o la pared del garaje, etc.).

Los daños provocados en el coche asegurado por un tercero al que se ha prestado el vehículo (en función de lo detallado en la póliza).

Y en el supuesto de llegar a producirse desperfectos contemplados en la cobertura de daños propios, la entidad aseguradora resarcirá al tomador del seguro bien a través de una reparación, bien mediante una indemnización –cuya cuantía se determinará en función del valor venal, de mercado o a nuevo del vehículo–.

Dentro de la oferta de nuevos seguros de coche de Xenasegur, el seguro a Todo Riesgo con cobertura de Daños Propios (con franquicia simple o doble) es el más completo y se sitúa por encima del seguro a Terceros, el seguro a Terceros más cobertura de Lunas y el seguro con coberturas de Robo e Incendio.
Pero, lejos de ceñirse a esas cuatro opciones, la agencia de suscripción del grupo francés Filhet-Allard facilita personalizar cada póliza. Así lo explica Mónica Galera, directora de Xenasegur:

“Al igual que sucede con las pólizas de moto, posibilitamos que cada cliente pueda suscribir la que más se ajusta a sus necesidades. Al respecto, Xenasegur permite que el usuario pueda ampliar su seguro de coche con las coberturas opcionales de Accidentes del Conductor, Asistencia en Viaje y Accesorios. En el caso de esta última, se trata de una extensión de las garantías de Robo e Incendio y Daños Propios”.

Independientemente de la cobertura opcional elegida, ante posibles golpes de chapa es esencial contar con un seguro con cobertura de daños propios. En este sentido, conviene recordar que, según un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), seis de cada 10 encuestados suelen tener discrepancias con su compañía aseguradora debido a temas relacionados con la reparación del automóvil o la indemnización recibida. Algo que no suele suceder, indican desde dicha entidad, con los conductores que han contratado un seguro a todo riesgo. Razón de más para imitarles y suscribir una póliza que nos “blinde” ante los golpes de chapa.

Al margen de ello, existen muchos otros motivos para contratar un seguro de coche. Pero, como se suele decir, esa es otra historia que abordamos en otro post del blog de Xenasegur. Confiamos en que el presente haya sido de vuestro interés.
 

NOTICIA COMPLETA AQUÍ


Share this Article





0 Comentarios


No hay comentarios para este artículo

Publicar comentario

Últimas noticias

Sobre nosotros

FECOR es la "FEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES PROFESIONALES DE CORREDORES Y CORREDURÍAS DE SEGUROS DE ESPAÑA".

©2017 FECOR | Todos los derechos reservados
Desarrollado por Solvento con Relevant CMS